linea
kullkul

WEFTUN

VOZ OFICIAL - CAM

COORDINADORA DE COMUNIDADES MAPUCHE EN CONFLICTO

wixue

«Somos un
pueblo ocupado,
tenemos derecho
a rebelarnos.»

linea

LA LUCHA MAPUCHE NO ES MARXISTA NI ANARQUISTA, TAMPOCO CUATRO HECTÁREAS ES CAPITALISMO

Por lo general, en toda lucha de liberación nacional, existen posiciones ideológicas, propuestas y proyectos de reconstrucción nacionalitarios. Planteadas, ciertamente en oposición a la cultura domínate, sus estereotipos y definiciones políticas y valóricas. Desde nuestro punto vista, como CAM, las propuestas y prácticas de liberación nacional no tan solo deben contener ideas o valores particulares, sino además hilen un relato que proyecte procesos de resistencia y resignificación cultural y recuperación territorial, que también funde sus perspectivas en una historia propia y práctica cultural tradicional y espiritual. En un sentido concreto, la responsabilidad de levantar, conducir y llevar a la práctica los procesos de liberación nacional, no pueden estar sostenidos en el espontaneismo, oponiéndose a las orientaciones históricas de un pueblo, ni tampoco sin generar las condiciones mínimas, sustentadas en la recuperación y control territorial, menos aún, sin la participación plena de las comunidades y las autoridades ancestrales. Es fundamental entonces, que las variadas acciones de resistencia emprendidas, por ejemplo, puedan ser discutidas, controladas y orientadas en el marco de un proceso mayor de autodeterminación.

Ciertamente la cultura hegemónica pretenderá, bajo cualquier pretexto, desvirtuar y reducir al silencio todo esfuerzo verdaderamente autonomista, conscientes también de lo que planteaba Frantz Fanon; “La descolonización siempre es un fenómeno violento”, pero la violencia debe tener una ética y un objetivo claro, sin improvisaciones, con fundamentos políticos e ideológicos propios, y dando la cara como organización y/o expresión concreta.

En este contexto la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco Malleco, como una organización autonomista y anticapitalista, reivindica la lucha por el territorio y nuestra autonomía como pueblo nación, a través del control territorial productivo y la resistencia a las expresiones del capitalismo en Wallmapu, único camino hacia la liberación nacional mapuche. Sustentando un proyecto político estratégico y práctica propia en nuestra cosmogonía, nuestro admapu, admogen, adkimun ka feyentun mapuche. Respetando nuestras autoridades ancestrales; longko, machi, ngenpin, weychafe, etc. junto a la revitalización de las prácticas políticas y espirituales tradicionales; trawun, palin, ngellatun, kamarikun, lepun, ngellanmawun, ngellipun entre otras, y los espacios territoriales junto a sus ngenmapu. Autoafirmando lo propio, en búsqueda de la descolonización ideológica y la independencia política, para lo cual se reivindica el Weychan como la máxima expresión de reconstrucción, identidad y resistencia de nuestro pueblo.

En este sentido consideramos importante plantear nuestra posición frente a un sinnúmero de acciones emprendidas en contra de campesinos, parceleros y lugareños chileno, durante los últimos días en distintos puntos en el Wallmapu, las cuales han sido acompañadas de reivindicaciones y declaraciones de tipo anti sistémicas y anarquistas, sin especificar en algún tipo de organización Mapuche, resultando por lo mismo un contrasentido.

Emplazamos a todos quienes insisten en intervenir en la lucha mapuche, vengan de donde vengan, a abandonar este camino e intervencionismo, puesto que lo único que hacen es tergiversar y confundir nuestra lucha ancestral con influencias ideológicas occidentales que poco o nada respetan nuestra cosmovisión y cultura.

Expresamos enfáticamente que existen diferencias en términos ideológicos y prácticos, entre la ideología mapuche y las ideologías revolucionarias occidentales (marxistas, maoístas, anarquistas, etc.), la lucha mapuche es distinta, nuestra organización es distinta, no nos organizamos bajo la lógica de las asambleas por ejemplo, pues respetamos a nuestros pu longko y pu machi, y a través de ellos y ellas a nuestros antepasados (la espiritualidad mapuche), insistiendo que nuestro avance debe estar basado en la reivindicación de lo propio, de nuestra historia, en el respeto a nuestras autoridades ancestrales y los ngenmapu, única forma para no equivocar el camino de lucha y resistencia.

Hacemos un llamado a las comunidades, en especial a los jóvenes, a no aceptar propuestas ajenas, a no dejarse engañar con discursos rupturistas y a continuar con sus procesos de recuperaciones territoriales de forma autónoma, rechazando la intervención externa, la que no respeta los procesos propiamente mapuche que se enmarcan en una estrategia territorial y política, y que su único objetivo son logros personales y el posicionamiento comunicacional.

LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE

HACIA LA LIBERACIÓN NACIONAL MAPUCHE

AUTONOMIA Y TERRITORIO

¡WEWAIÑ!

Comisión Política CAM

Wallmapu, 29 de diciembre de 2013.

linea
linea